Emprender es hacer, no posar

Hombre con mochila leyendo un mapa en un entorno natural

Hoy en día ya se puede afirmar que emprender es parte de la cultura popular contemporánea.

Como en tantas cosas anteriormente, en España no hemos sido pioneros. Durante décadas hemos vivido según un modelo único de desarrollo profesional basado en la estabilidad, las garantías, el inmovilismo. Mientras tanto, en países como Estados Unidos o Israel la iniciativa personal y la asunción de riesgos siempre han sido valores esenciales.

Y, aún llegando tarde, hay que reconocer que nos hemos puesto al día a una velocidad de vértigo.

¿Hay una burbuja? ¿O es que emprender requiere posar?

A nuestro alrededor han florecido incubadoras, aceleradoras, fondos de inversión y jornadas en torno a la creación y desarrollo de empresas innovadoras. En pocos años, ser emprendedor ha pasado de considerarse algo difícil de explicar a motivo de orgullo.

De otra cosa quizás no, pero de crecimientos desaforados sabemos en el Levante español. A pesar de que algunos expertos lo niegan (por ejemplo aquí o aquí), uno no puede dejar de ver indicios de burbuja en todo lo anterior. Uno de esos síntomas es que empieza a consolidarse el personaje del emprendedor, con algunos rasgos que de tan exagerados resultan cómicos.

Como ejemplo, conozco a varios CEOs de startups. Todos ellos han interiorizado los términos que deben emplear para encajar (levantar dinero, pivotar, conversión, etc.).

Todos tienen logotipos geniales.

Tarjetas de visita.

Página web.

Pitch Deck. 

Todos hablan de cambiar el mundo.

Dibujo a mano del plan para emprender con una startup

Aunque la mayoría de ellos no tienen clientes.

Y algunos ni siquiera tienen un producto o servicios que ofrecer todavía.

Emprender es hacer cosas con valentía

Para mi el contraejemplo es otra persona que me reconocía hace poco que no se considera emprendedor. Sin embargo, este señor dejó con sesenta años su trabajo de siempre para montarse un pequeño negocio por cuenta propia. Años antes fundó un club infantil de baloncesto junto con un grupo de padres. Y hace poco se prestó como sujeto de ensayos en un tratamiento experimental para la enfermedad crónica que padece, sabiendo que había amplio margen para resultados muy malos.

Si eso no es ser emprendedor…

Realmente da la sensación de que lo único que puede resolver el problema de desempleo que arrastramos es la creación masiva de pequeñas empresas.

Las cuentas del gran capitán serían “un millón de empresas x tres trabajadores de promedio = tres millones de desempleados menos”.

Claro que una buena parte de esas empresas muere en unos meses, pero se supone que las que prevaleciesen más las que se volviesen a crear mantendrían las cifras en unos rangos adecuados.

Mi impresión es que para que ese plan funcione necesitamos más personas que hagan cosas con valentía que emprendedores de salón.

Tenemos que perder el miedo a pasar a la acción, a equivocarnos y a no juzgarnos los unos a los otros.

Todo ello todavía muy propio de nuestra cultura.

 


Publicado originalmente (con adaptaciones) en el diario Levante el 21 de febrero de 2015.

Deja un comentario